El español se ha conformado, tanto interna como externamente, a lo largo de toda su historia como el producto de la migración de diferentes pueblos y el contacto de las lenguas que estos hablaban. Desde la llegada de los romanos a las costas peninsulares en el año 218 A.C. hasta la actualidad, el contacto del latín con diferentes lenguas, bien autóctonas, bien de migración, ha posibilitado la creación de diferentes variedades a lo largo y ancho de la geografía peninsular y más tarde, de la latinoamericana. Desde la perspectiva de que las lenguas están sometidas a un cambio constante en estrecha vinculación con los procesos sociales en los que se insertan sus hablantes, la asignatura Historia de la lengua española,  a lo largp de las unidades que conforman el programa, pretende examinar los procesos diacrónicos que han afectado al español en su vertiente interna y externa. La limitación a un cuatrimestre impide abordar todos los procesos lingüísticos, históricos y sociales que han contribuido a los rasgos que identifican al español en sus variedades peninsular y americana, no obstante, se focalizará en aquellos momentos de inflexión que han dotado a la lengua de sus principales caracteres a nivel fonético-fonológico, morfosintáctico y semántico.